Si habéis decidido contraer matrimonio por lo civil y estáis pensando en contratar un grupo de música que toque en directo durante la ceremonia, queremos resumir en unos pocos puntos los aspectos más importantes a tener en cuenta para que todo salga perfecto y que la más bella y emotiva música os acompaña ese día hacia el altar.

1.- Los requisitos de la finca o lugar donde se celebre la ceremonia.

Las bodas civiles se suelen celebrar en el jardín o salón de una finca especializada en celebración de bodas, o en el salón de un Ayuntamiento. Es muy importante que comentéis con la persona encargada de la organización del evento que deseáis contratar un grupo de música para que toque durante la boda ya que, en ocasiones, estos sitios tienen alguna condición que el grupo de música tiene que cumplir, bien sea una condición burocrática o técnica. Es importante que lo hagáis cuanto antes para que no se dé el caso de que unos días antes de la ceremonia, haya algún problema de este tipo y sin tiempo para encontrar una solución.

2.- La reserva de la fecha.

Quizás es algo obvio, pero organizar la música de una boda civil es un poco más complicado que la música de una boda religiosa; hay que tener en cuenta el espacio en el que se desarrollará la ceremonia, la estructura de la misma que en cada caso es distinta, las cuestiones técnicas de megafonía, etc. Si deseáis contar con un grupo con experiencia y garantías, es importante reservar cuanto antes con ellos la fecha para que se pongan a trabajar en vuestra ceremonia cuanto antes.

3.- La duración de la ceremonia.

A menudo pensamos que una boda civil es mucho más corta que una ceremonia religiosa pero esto ha cambiado desde hace un tiempo. Es común que en una boda civil se den muchos de los momentos parecidos a los de una boda religiosa; llegada de invitados al lugar, entradas de los novios, lecturas, algún rito especial que os haga ilusión y que queráis personalizar, firmas de los testigos… En conjunto, una ceremonia de matrimonio civil viene a durar unos 45 minutos. Si la vuestra va a durar algo menos o algo más, es importante que lo habléis con los músicos y que ellos lo tengan en cuenta a la hora de preparar la lista de canciones que van a interpretar.

4.- La estructura de la ceremonia.

Muy unido al anterior punto está este: la estructura de la ceremonia. La ventaja de una boda civil es que podemos personalizar cada momento de la ceremonia a nuestro gusto. La música jugará un papel muy importante en cada momento y hay que tener muy clara la estructura de la boda y que los músicos participen de ella para que un momento suceda a otro con naturalidad y belleza a través de la música.

5- El oficiante.

El dialogo entre la persona que oficiará la ceremonia y los músicos es esencial ya que en sus manos estará el ritmo y correcto desarrollo de la boda. Ojo, si quien os casa es un concejal, alcalde o un notario, es importante que le transmitáis el tipo de ceremonia que queréis y que esté de acuerdo en llevarla a cabo. En ocasiones ellos desean leer los artículos y no desean participar de una ceremonia algo más especial. No dejéis para última hora este punto para que pocos días antes no haya que cambiarlo todo a ultima hora. También el oficiante debe conocer el repertorio musical que sonará ese día y en qué momento se interpretará cada canción.

6.- La climatología.

Sucede pocas veces, pero al preparar con tanto tiempo una ceremonia, el clima puede cambiar y que ese día se ponga a llover. Si os casáis al aire libre a los instrumentos y a la megafonía, que un material muy delicado, no les puede caer ni una gota, así que es importante contar con una alternativa cubierta dentro de la misma finca o contar con una carpa o espacio techado.

7.- La hora de la ceremonia.

Es importante tener en cuenta también la hora de la ceremonia. Si es por la mañana o a medio día y el sol aprieta, los instrumentos deben estar a la sombra para no sufrir cambios bruscos de temperatura y, si la ceremonia se celebra por la tarde-noche, que haya luz suficiente para que los músicos puedan leer sus partituras. Esto es fácil de solucionar con luz artificial, pero hay que contar con ello.

8.- El repertorio.

Es quizás la parte más importante y también más bonita. Elegir con tiempo y calma las canciones que sonarán ese día en vuestra boda, así lograréis personalizar la banda sonora de vuestro día y la recordaréis para siempre. Es importante contar con algo de asesoramiento y consejo de los músicos para que, con su experiencia, cada pieza esté insertada en el momento correcto.

9.- Los instrumentos.

La elección de los instrumentos es esencial. En una boda se producen situaciones muy distintas; momentos alegres, románticos, solemnes, emotivos… el grupo de instrumentos y músicos que toquen debe ser capaz de abarcar todas las emociones de la ceremonia para que el resultado sea dinámico y no resulte una música monótona.

10.- La megafonía y microfonía.

Sobre todo si os casáis al aire libre, que los músicos cuenten con un buen equipo de sonido es esencial. En espacios abiertos la música se pierde y que la música esté correctamente amplificada y ecualizada es esencial para que las canciones que sonarán ese día lleguen por igual a novios, familiares e invitados.

Si tenéis en cuenta estos puntos al organizar la música de vuestra boda, contaréis con una gran tranquilidad y una buena base para que la música de vuestro enlace sea tan maravillosa como la habéis soñado.